Durante La Cuaresma, Confesión cada
viernes 5-7p.m.
sábado 9-11a.m.





 
Guía de Confesión

Antes de la Confesión
Para prepararnos para el Sacramento de la Reconciliación debemos examinar nuestras almas y recordar las ocasiones en que no amamos a Dios o a nuestros hermanos. Pero sólo recordar no es suficiente, tenemos que sentir dolor por nuestras acciones egoístas y desear reconciliarnos.

Para ayudarnos en este proceso, debemos hacer un "Examen de Conciencia" antes de entrar en el Confesionario. Ejemplos se encuentra en esta página:
Examen de Conciencia

Unas notas prácticas:
(1) Sólo debemos confesar aquellos pecados cometidos desde la última Confesión bien hecha.
(2) Si hemos cometido algún pecado grave - pecados mortales -, e.g. pecados de materia grave como adulterio, faltar a Misa los Domingos o Días de Obligación sin causa legítima, o aborto, entonces tenemos que confesar éstos enumerando los pecados cometidos y su frecuencia. Pecados menos serios - veniales - deben ser confesados si causan profundo malestar y son frecuentes, pero no son requeridos.

Durante la Confesión
1) Vaya a su parroquia cuando los sacerdotes estén oyendo Confesiones. Espere su turno y luego entre en el Confesionario
2) La mayoría de las parroquias tienen Confesionales en los cuales puede escoger entre Confesión cara a cara con el sacerdote o detrás de una cortina de privacidad. Elija y espere que el sacerdote comience con una pequeña oracion.
3) Comience la Confesión con la Señal de la Cruz, indicando al sacerdote el tiempo transcurrido desde su última Confesión. "Bendígame Padre porque he pecado. Son [ ] días/semanas/meses/años desde mi última Confesión. Me acuso de los siguientes pecados"
4) Diga al sacerdote sus pecados. Mencione todos los pecados mortales y su frecuencia; si no ha cometido pecados graves, confiese los veniales. No hay necesidad de entrar en detalles particulares de los pecados a menos que el sacerdote los pregunte; no más mencione los nombres de los pecados y su frecuencia desde su última Confesión.
5) Después de terminado de confesar sus pecados, diga que siente dolor de haberlos cometido: "Por éstos y por todos mis pecados estoy sinceramente arrepentido." Dolor de corazón es necesario para una buena Confesión.
6) El sacerdote probablemente le hablará brevemente de alguno de sus pecados dándole consejos para evitarlos en el futuro.
7) El sacerdote le impondrá la penitencia. Usualmente ésto implica decir algunas oraciones o hacer algún acto de caridad. Asegúrese de prestar atención y recordar su penitencia; debe cumplirla tan pronto como le sea posible después de dejar el Confesionario.
8) A continuación el sacerdote le pedirá que haga un Acto de Contrición. Con ésto expresamos nuestro remordimiento por haber ofendido a Dios amoroso con nuestras acciones pecaminosas. Hay numerosos Actos de Contrición, puede usar el siguiente:
O mi Dios, me duele de corazón el haberte ofendido. Detesto todos mis pecados porque merecen tu justo castigo, pero sobre todo porque te ofenden a ti , mi Dios, quien es bondad absoluta y merece todo mi amor. Firmemente resuelvo, con la ayuda de tu gracia, no pecar más y evitar las ocasiones de ofenderte. Amen.
9) Finalmente, el sacerdote dice la oración de Absolución. Perdonando así los pecados por el poder de Cristo Jesús. ¡Que bendición más maravillosa!
10) Agradézcale al sacerdote y cumpla su penitencia tan pronto como le sea posible.

Después de la Confesión
1) Haga la penitencia que le impuso el sacerdote; preferentemente en la iglesia, si es posible.
2) Resuelva no volver a pecar. La belleza del Sacramento de la Reconciliación es que no sólo perdona los pecados, sino que nos da la fortaleza para evitar los pecados en el futuro. Comprométase a cooperar con esta gracia para evitar caer en los mismos patrones de pecados pasados.
3) Planee ir a la Confesión regularmente. Ninguno de nosotros es perfecto, necesitamos la ayuda de Dios para superar nuestros defectos. Use el Sacramento de la Reconciliación como medio para crecer más como Cristo. Un consejo que dan los directores espirituales es ir a la Confesión al menos mensualmente.